Presentación | Índice | Créditos | Adquirir CD
Establecimientos e instituciones culturales  

Folklore

Bailes Folklóricos

Torovenado
Es una danza festiva popular; verdadero carnaval burlesco y ridiculizante.Su origen es desconocido.

Los personajes de los Torovenados son muchos, su número no tiene limite. Se suma a los que aportan mascara todo el que quiere. La víspera o vela que es sábado, se realiza por la noche con todas las características de las tradicionales fiestas indígenas: marimbas, cohetones, nacatamales, mancarrones, chicha, etc.

Los Torovenados van en pequeños grupos, en parejas, o simplemente solos, según convenga a la mentalidad de sus caracterizaciones. Llevan toda suerte de disfraces. La mayoría trata de imitar o ridiculizar a algún personaje de la localidad, del país o del extranjero, visten trajes viejos o anticuados, portan paraguas rotos y carteras pasadas de moda. Se ponen innumerables adornos y aditamentos, que no guardan ninguna relación con el traje más bien desarmoniza. El rostro se lo ocultan con mascaras de cartón, madera, guacales o cedazo. Algunas mascaras representan la cara del personaje ridiculizado.

Son tipos de estrafalarios y extravagantes, hacen gestos, muecas y payasadas, para divertir al público. Un cuerpo de filarmónicos ejecuta los típicos sones de toro o cachos, enardecedores en extremo, es la música del Torovenado. Todos danzan con entusiasmo y alegría, hacen contorsiones y gracejos sin perder un ápice del ritmo. 

En el léxico corriente de Masaya, se entiende por Torovenado, al que viste de modo estrafalario. La locución “Hacer un Torovenado” significa provocar un escándalo, hacer un bochinche o armar un molote, con lujo de violencia o malacrianza.

Bailes de las Negras

En Masaya nunca han residido individuos de raza negra, pero desde hace más de 50 años, durante los domingos de Octubre (en ocasión de las Festividades de San Jerónimo) salen diversos conjuntos infantiles, y de adultos del llamado Bailes de las Negras. Los danzarios bailan al compás de la marimba indígena los mismos sones típicos de las inditas; pero, la indumentaria es totalmente diferente.

Es más, podría decirse que carecen de trajes propios, pues son disfraces variados los que se ponen; parejas de húngaros, gitanos, toreros, piratas, marineros, maniceros, hawaianos, charlestón, etc. En los conjuntos de adultos no salen mujeres, el elemento femenino es representado por un hombre, quien se aplica lo necesario para dar la apariencia mujeril. Otras
veces, el varón va disfrazado de cualquier cosa y la mujer solamente viste de traje corriente; bata, zapatillas, medias. Ambos llevan oculto sus rostros con mascara de cedazo, muy parecidas a las de los viejos e inditas. Los niños no suelen ponerse mascaras.

El Gigante

Se basa en el relato bíblico que describe la lucha entre David y Goliat. Los protagonistas de “El Gigante” son: El Rey Saúl, El Rey Davís (David), Portero Cristiano, Mensajero Cristiano, Criado del Rey Saúl, Alférez Cristiano, Ejercito Cristiano, Gigante Goliat o Gigante viejo, Portero Moro, Capitán # 1, Moro, Capitán # 2, General Moro, Alférez Moro, Ejercito Moro,
Cuatro Soldados Cristianos, y los Cuatro Soldados Moro (Numerados del 1 al 4). La representación de esta pieza consiste en bailes u diálogos alternos. Dice el Dr. Serrano G. “Es bailando que se entabla la lucha del Pastor con el Gigante, y la huida de aquel, preparando el combate en acción estratégica y por fin, la conclusión con la derrota del Gigante”. “Cada una de las intervenciones ... se denomina parada”.

La música de esta comedia consta de seis partes o ritmos y es ejecutada con pito y tambor.

Toro Huaco

Es una danza que realiza un conjunto de bailarines divididos en dos grupos cada uno consta de ocho a doce personas. además, otro bailarín se llama Mandador que es el Jefe del Baile y un toro artificial; un individuo que carga una cabeza de toro montada sobre un armazón. Aunque el baile tenga un jefe llamado Mandador, cada grupo tiene un capitán. La representación se realiza al compás de un pito y un tambor.  Cada grupo o bando se coloca en fila india, a cada lado de la calle, en orden de estatura. En el centro va el toro y el Mandador, a la cabeza del
baile.

El Guegüense

Históricamente el Guegüense es una de las piezas teatrales más antiguas del teatro americano. Sin lugar a dudas es la mejor representación de nuestro mestizaje. Conservada hasta el siglo pasado por la tradición oral, el dialogo mezcla la lengua náhuatl con la española. Entre los personajes aparecen españoles y criollos. Cuatro machos con sus respectivas caracterizaciones son representados por hombres enmascarados y tienen la categoría de personajes. Las damas, dos, son representadas por varones.  El Guegüense es el protagonista. Su nombre se deriva del náhuatl “Hue” que significa viejo. Este viejo o Guegüense es el primer personaje de nuestra literatura. Es verdadera raíz de nuestra nicaraguanidad. De alguna manera representa nuestra manera de ser: inteligentes, pero fanfarrones y burlescos.
Mediante el clásico recurso dela sordera, propio en el entremés de Lope de Rueda y Cervantes, El Guegüense a la vez que demuestra su ingenio, presenta su propuesta y burla a las autoridades españolas.

Los personajes son catorce: El Guegüense (viejo), Don Forsico (Su Hijo Legitimo), Don Ambrosio (Su Hijo Putativo), El Gobernador Tastuanes, El Alguacil Mayor, El Escribano Real, El Regidor Real, Doña Suche Malinche, Dos damas, y Cuatro machos (Macho Ratón, Macho – Mohíno, Macho – Moto y Macho Guajiqueño).

Los personajes visten como españoles y como criollos. Repetidas veces el dialogo es cortado por la danza, y cuya música tocada por violín, pito, tambores y chischiles es festiva y graciosa.

Mestizaje

El Baile de las Inditas o de los Viejos Es la danza por excelencia, la presentación de país. Desde el punto de vista social artístico, su contenido es eminentemente amoroso. Refleja el
gentil y aparente cortejo del español a la indita nicaragüense; un galanteo insistente pero caballeroso, exento de lascivia, es una invitación al amor, presentada en forma respetuosa, aunque apasionada. Los bailarines, personajes o protagonistas son seres socialmente desiguales, pertenecientes a razas y civilizaciones totalmente diferentes. El varón, es de mejor condición social, de raza blanca europea, conquistador de estas tierras y, por ende de categoría dominante. La mujer es humilde, indígena americana, de estas tierras conquistadas y dominadas.

Traje de lujo de la Indita

Consta principalmente de güipil y manta. El Güipil, es una blusa corta, suelta por la cintura, sin mangas, bastante ajustada al tronco. Es de una tela muy fina, por lo general de seda de colores vivos (rojo, azul, verde, etc); preciosamente recamado con lentejuelas, chaquiras y piedras de colores distribuidas de forma caprichosa o representando motivos vernáculos. La Manta, es de tela fina de algodón o seda, con franjas horizontales de color azul, rojo, verde o amarillo, se arrolla bien al cuerpo, cubriendo desde la cintura hasta las rodillas. Se sujeta a cualquier lado con un broche donde se coloca un ramito de flores silvestre, (principalmenteresedas). Completa el atuendo una pañoleta de seda generalmente de color rojo, que se coloca sobre el cuadril opuesto al broche rematando las dos puntas; lleva un sombrero redondo, forrado con seda, de color que armoniza con el güipil en la copa se colocan dos o tres plumones de diferentes colores; en la mano izquierda, lleva un guacal grande abierto
con una servilleta o mantelito blanco.

Cabe señalar, que ni el sombrero ni el abanico de plumas son autóctonos, estos se los puso la indita como imitación de la dama española y según la tradición constituye un presente u obsequio del galán español a la indita. Usa aretes, collares de gruesas cuentas de colores, brazaletes de fantasía, pulseras y anillos; el rostro lo lleva oculto con una mascara de cedazo fino bien moldeado y pintado, que copia el semblante de una mujer española de agradable presencia. No usa zapatos, va descalza.

La Indumentaria del Varón

Consta de camisa blanca de tela fina, gola corta, mangas largas ligeramente amplias, pero con los puños apretados; pantalón largo blanco, con ruedo campana. Lleva en la cintura, una banda de seda brillante rojo o de cualquier otro color vivo, con flecos colgantes y un pañuelo de color anudado al cuello a modo de corbata. Calza zapatillas de charol negro o cascabeles o chischiles atados en el nudo de los cordones. El rostro lo oculta bajo una mascara de cedazo que reproduce un rostro blanco, barbado y con bigotes. En la mano porta una toalla. Completa el atavío un sombrero de palma de estilo corriente, colocado con ligera inclinación hacia atrás; en el borde delantero del ala, bastante doblado lleva una rosa roja colocada de frente en el centro de doblez de donde parten dos haces de cintas de colores que arrolladas alrededor de la capa se juntan por el trasero con un nudo o broche y cuelgan hasta media espalda. En el pasado, hace aproximadamente 30 años (y de esto da fiel testimonio el autor), el Viejo, se ponía calzones blancos cortos, ceñidos hasta las rodillas, en cuyo entorno se aplicaba adornos y cintas con cascabeles o chischiles, se cubría las piernas con medias de colores (crema, rosado o carne). Calzaba como ahora, zapatillas negras de charol. Es indiscutible que con los indicados calzones y medias se integra al autentico y genuino  traje típico del Viejo. El nombre de Viejo que se aplica al elemento masculino de la danza, proviene de la primera impresión que el apuesto peninsular con su bien atosado bigote y compuesta barba, causara a la indita, quien le creyó Viejo. Posteriormente, por Viejo, se ha entendido el Galán, el Enamorado en
atención al papel desempeñado por el español en la época del mestizaje.

El Atabal

La ciudad de Granada, tiene como expresión Folklórica el ATABAL, única y especial que no ha sido imitada por ninguna otra localidad de Nicaragua. El ATABAL, consiste en un conjunto de ocho a quince instrumentos de percusión, perfectamente acoplados y bien ejecutados. Siete o catorce tambores y un bombo. Sus sones son gratos al oído; pues sus diversas variantes y registros atenúan la monotonía característica de estos instrumentos.

Los principales sones son: Trago de aguardiente; Chicha de Coyol; Alegre Callejero; Entre nardos y cipreses; son de los palitos. El ATABAL, que según tradición nació en el Barrio de Santa Lucia, en las vecindades del Templo de San Francisco, es una manifestación religiosa en honor de la Santísima Virgen del Rosario. Por eso suele salir en los sábados del mes de Octubre que es consagrado a Ella por la Iglesia Católica. En cada salida que por general inicia a las 10:00 p.m. y termina alrededor de las 2:00 am. recorre muchas calles y visita aproximadamente 20 partes (lugares, casas). Las personas que deben ser visitadas avisan con anticipación al Mayordomo.

Durante el recorrido, los ATABALEROS van ejecutando con entusiasmo y al llegar a una parte, se detienen en la calle y dejan de tocar. Del grupo irrimpe un “poesiyero” que dice poesías; una copla por lo general en versos octosílabos, en que se elogia o satiriza a la persona visitada, la que permanece con las puertas cerradas. Al terminar el declamador, los tambores redoblan con energía a modo de salva y se produce un fuerte clamoreo de parte de los acompañantes.

Coplas de los Poesiyeros:
“Aquí le vengo a cantar y
en esta no hay que durar.
Madre mía del Rosario es
La dueña del Atabal”.
“Yo no quisiera seguir
cantando porque yo, de nadie me agarro
el Mayordomo del Atabal se llama
Pedro Navarro”.

Baile del Cartel

Otra expresión folklórica granadina, es el CARTEL, que consiste en una danza festiva que recorre las calles con la finalidad de colectar fondos para alguna celebración religiosa. Sale en los días inmediatos al 15 de Agosto, día de la Virgen de la Asunción, que es la titular de las Fiestas Patronales de Granada (las llamadas fiestas agustinas), y en los días procedentes a las festividades de la Inmaculada Concepción de Maria (Diciembre). El Cartel, es una especie de alegre mascarada popular en que participan disfrazados de toda clase. El Macho Ratón, la Muerte Quirina, la Vieja, el Oso, el Tigre, el León e infinidad de caracterizaciones e imitaciones de personajes conocidos de la localidad o del resto del país. Todo bailan al compás de los sones de toros con un parecido al Torovenado de Masaya, aunque es más sencillo que este.

Baile de la Yegüita

La tercera y ultima manifestación es el Baile de la Yegüita que se realiza en el mes de Junio en ocasión de las Fiestas de San Juan Bautista aunque también sale el día de San Pedro el 29 de Junio.

La danza va acompañada de un grupo de hombres armados de palos con gorras de cuero que forma dos bandos, combaten entre si. Cada bando esta encabezado por un Mandador. Según la relación ellos son dos Viejos o Juegues, que se disputan a garrotazos la posesión de la Yegua.  En lo más encarnizado de la lucha la Yegüita interviene y separa a los contendores. Enseguida vuelven a comenzar.

Bailes de los Chinegros

Conocida también como Baile de los Negros, Chinegros o Chinegritos de Nindirí. Este baile, es una expresión colectiva que tiene lugar los días 25 y 26 de Julio en la Ciudad de Nindirí, en honor a la Señora Santa Ana y el Apóstol Santiago. Las festividades inician con la vela de una enramada, elaborada por los promesantes de Santiago. Hacen un recorrido por las calles principales del pueblo hasta su parada final al encuentro con la Virgen de Santa Ana. LOS PERSONAJES que intervienen son El Capitán, El Caballerizo, Los Chinegros, La Yegüita, y dos músicos (pito y tambor). EL CAPITÁN es el jefe del grupo, va mejor vestido que los demás colocándose al frente de sus subordinados con su raja en alta y a la señal de él se deberán enfrentar con otro grupo de chinegros.

EL CABALLERIZO maneja a la Yegüita, siendo la autoridad entre los bailantes.

LOS CHINEGROS bajo el mando del Capitán, ejecutan una y otra batalla dedicando mucho respeto y obediencia al Caballerizo y a la Yegüita.

LOS MÚSICOS van ejecutando sus sones a la par de los Cofradías de Santiago y Santa Ana.

VESTIMENTA Y ELEMENTOS DE BAILE

Todos los personajes van vestidos con trajes corrientes (pantalón, saco y casi todos van descalzos). Sobre la cabeza se ponen un forro de lona u otra tela fuerte debidamente reforzada con entretelas y rellenos para amortiguar un poco los golpes que se propinan entre sí. El gorro lleva en su contorno flores naturales y artificiales con cintas que cuelgan por detrás (Antiguamente usaban una especie de casco protector que consistía en una peluca de cabuya lavada, teñida de negro completamente murruca, como la cabeza de los hombre de raza negra, pero llevando en la parte posterior dos colochos que colgaban sobre la nuca). Entre cruzados sobre el pecho se colocan dos cinta anchas de cualquier color imitando el uniforme de los antiguos soldados Españoles con el que lógicamente también representan al Apóstol Santiago.

Los rostros lo llevan pintados de negro y en sus manos portan una regla llamada (raja de chaperno. Palo muy consistente y coyundoso que difícilmente se revienta y desastilla). EL CAPITÁN aparentemente es el mejor vestido. El conductor de la Yegüita, el Caballerizo, viste común y corriente, sin teñirse de negro, usa pantalón y camisa y no lleva sombrero. LOS DOS MÚSICOS marchan en la parte media y fuera de los bailantes para evitar los golpes de las rajas. A éstos se les llama “Músicos Chinegros”. Las danzas que ejecutan los músicos eran tres: el Ensartado, la Caña y la Contienda. Para estos tres sones utilizaban Pito de Corrizo largo, un tambor (bongó pequeño forrado con cuero llamado tuncún). Actualmente, solamente se ejecutan los primeros sones repitiéndose varias veces sobre el transcurso en el cual descansan los bailantes y para ejecutar la Contienda son utilizados instrumentos de viento que tocan al son de los Chinegros.

DESARROLLO DEL BAILE SEGÚN CADA SON

EL ENSARTADO. Los Chinegros siguiendo al compás de la música casi monótona del pito y el tambor, se forman en líneas paralelas a cuya cabeza se coloca el Capitán y el Caballerizo con su Yegua, ya en esa Formación inician una corta Caminata haciendo una serie de graciosos movimientos formando figuras geométricas y entrecruzamientos quedando en la misma formación inicial al concluir su parte.

LAS CAÑAS. Los Chinegros con el Capitán y el Caballerizo de Portones, se colocan frente a frente en dos filas con las rajas en alto. A una señal del Capitán juntan los extremos superiores de las rajas formando con ellos una especie de arco o cielo como los que a veces forman los militares con sus armas.

LA CONTIENDA. Es el más popular y conocido de la danza y es ejecutada con mucho entusiasmo. En esta parte, las contrincantes deben ser muy fuertes y sumamente diestros en el manejo de la raja, de mucha agilidad en sus movimientos y de mucha paciencia, porque de lo contrario podría producirse alguna tragedia. En este baile la Yegüita y el Caballerizo deben ser respetados por todos los

Chinegros. En esta parte cada bando de Chinegros se encuentran a uno y Otro lado, realizando movimientos y contorsiones, moviendo amenazadoramente sus formidables rajas de chaperno hasta que cada bando se acerca siendo separados muchas veces por la Yegüita para evitar la contienda.

Danza del Tinco o Zonchiche

En épocas pasadas se ejecutaba en la Leal Villa de Managua (1819), Ciudad de Santiago de Managua (1846) y Departamento de Managua (1875), nombre que recibió indistintamente, la que hoy es la ciudad capital Managua, estaba plantada sobre la Costa del Lago Xolotlán, desde la Punta Chiltepe hasta la Bocana del Río Tipitapa.

Estaba poblada por indígenas Nahuatles, que hablaban la lengua Mejicana corrupta. Los pobladores practicaban y dedicaban numerosos bailes para honrar a sus Dioses, muertos o expansionar el espíritu. Una de las danzas más notables de Managua fue la del Tinco o Zonchiche, danza que revestía suntuosidad en sus movimientos y vestuario.

DESCRIPCION DE LA DANZA

Surge desde la época de la colonia, en honor al primer Apóstol de la Cristiandad San Pedro denominado por los indígenas el “Portero del Cielo”. Es una danza con características muy propias, con eminente sentido religioso, burlesco y satírico que acompañaba la procesión de San Pedro. Esta danza se ejecutaba el 29 de Junio de cada año, desde tempranas horas de la mañana, recorría las pocas calles que existían en la Managua de la época. Es importante señalar que el TINCO, como más popularmente se le solía llamar a esta Danza, no participaba solamente en las festividades de San Pedro, sino también en las de Santiago.

VESTUARIO

Lucían indumentarias viejas y desaseadas, bailaban al son de la música de un pito y un tambor. Portaban en una mano paraguas usados y rotos que zangoloteaban al son de la música, en la otra mano sostenían iguanas (1) vivas, con las que asustaban y divertían a la gente que acompañaba la procesión.

El TINCO, danza de tipo carnavalesco era la alegría del pueblo Managüense. Al son de instrumentos (pito y tambor) entonaban canciones donde denunciaban una época de verdadero oscurantismo y rivalidades “es pues, que las calles de Managua, convertíanse en un grotesco y alegre

carnaval” (2).
Con el devenir del tiempo, tenemos que el surgimiento y la modernización de la ciudad incide grandemente en las tradiciones, retomando éstas, otras características propias de la evolución. Una características propia de esta evolución, es la sustitución del (pito y tambor) por el acompañamiento musical de las modernas bandas filarmónicas. Surgen nuevas tendencias y formas de vida, los caudillos enarbolando sus banderas que simbolizan “libertad e igualdad”, esta situación socio política que se desarrolló por más de cien años y que nuestros antepasados heredaban de generación en generación, influyó grandemente en todos los ámbitos de la sociedad civil; los bailes y la vida cotidiana no fueron ajenos a esta realidad. Es así como el baile del TINCO o ZONCHICHE adquiere una nueva característica. Los bailantes imitaban y ridiculizaban con su vestimenta a la Burguesía Liberal y Conservadora, a los que llamaban Timbucos y Calandracas. Cantaban o lanzaban coplas en las cuales vitoreaban a su bando preferido o se burlaban del contrario.

Danza del Palo de Mayo

Por qué se celebra en el mes de Mayo? Porque esta fiesta viene de Europa, donde la naturaleza se abre a la belleza a fines de abril y principios de mayo, excitando en el pecho humano un sentimiento de admiración y alegría, que me causa maravilla que el acontecimiento haya sido celebrado en todo tiempo en alguna forma. Instintivamente el hombre sale a recoger

flores. En Nicaragua se da el mismo fenómeno, la naturaleza comienza a revelar su belleza a mediados de abril, florecen las frondosas acacias y la humilde escoba lisa, todas ellas con flores del mismo color, el amarillo, que con el azul, el verde y el rojo son los colores del Palo de Mayo. En la Costa unos árboles bien altos, frondosos en la copa, que en abril, mayo y junio, todas sus hojas y flores se toman un amarillo vivo que los viajeros por avión distinguen con fascinación.

En Nicaragua, Oviedo nos recuerda que los náhuatl tenían celebraciones con el árbol. Los indígenas de la Costa, los miskitos en particular, habían aportado algunos elementos que a tiempo recogimos antes de que la hermana del último rey mosco dejara este mundo, elementos que no perduraron. Por razones políticas, falto de contacto, e identidad con esta fiesta, ellos no continuaron el Palo de Mayo. Después de los ingleses la influencia más notable fue la de los afro-criollos jamaiquinos y costeños nicaragüenses, que con otros elementos fomentaron las actividades mayeñas durante el siglo 19, aunque era desfavorecido por los grupos religiosos. Los africanos, una vez en el Nuevo Mundo separados de sus hermanos que hablaban la misma lengua, y con quienes compartían la misma cultura, forzosamente se vieron obligados a echar al olvido la mayor parte de su cultura. En Jamaica en otras regiones, produjeron una subcultura que era, en parte, una imitación de la cultura de sus amos. La lengua inglesa fue alterada, las fiestas religiosas y seculares, entre otras cosas. Al aumentarse la población de color la subcultura llegó a ser la cultura popular.

AMBIENTE ESPECIAL

Es sabido por todos que la naturaleza preparó un ambiente especial para el hombre planetario, el aventurero, el cosmopolita, en nuestra costa oriental. Por ello, los franceses, los alemanes, los españoles, los italianos, los africanos, los norteamericanos que llegaron allá y los indígenas de ese litoral podrían disputársele a los ingleses este aporte cultural. Lo único que podemos decir, que por ser de origen universal el Palo de Mayo, los representantes de estas culturas animaron y modificaron la versión inglesa. En Gran Bretaña y demás países de habla inglesa, se le llama May Day, nombre que se da al primer día de mayo. En español sería el Primero de Mayo. En Alemania se hace referencia a Der Maigraf, en Suecia a Majgren, en España se destaca la Maya o Maja, joven que preside la fiesta de mayo, más dedicado a la iglesia a la virgen María, llamada Reina de Mayo. Es conocido por todos el famoso cuadro de Goya, La Maja Desnuda, retrato de una hermosa mujer

Danza de los Zompopos

El Baile del Zompopo es original de la isla, en un primer momento era una especie de rito que los indios hacían a sus ídolos. Don Hamilton cuenta que los indios hacían reverencia a sus ídolos a través de una danza que era acompañada por tambores, pero a la llegada de los españoles la costumbre poco a poco fue desapareciendo. Y aunque siempre a los indios se les permitía que emitieran sonidos con sus tambores, la danza debía ser dedicada a San Diego (traído por los españoles).

Desde entonces el baile quedó oficializado y dado que San Diego era un santo que tenía que ver con la bonanza de los cultivos, al interpretar el baile se utilizan ramas en señal de espanto de las plagas. Los frailes franciscanos trajeron la imagen hasta la Isla de Ometepe, pero los indígenas en ese entonces hacían algo similar con sus dioses (bailarles), con la diferencia de que éstos tenían un buen número de ídolos a quienes bailaban al son de atabales y muchas veces les ofrecían sacrificios humanos.

“El baile de El Zompopo data de esa época, cuando los españoles hallan a nuestros aborígenes haciendo todos sus rituales en sus sitios sagrados, ellos quisieron conquistarlos usando métodos para atraerlos, hacían festividades, daban comidas y cerca llevaban a San Diego de Alcalá; es asícomo entró el cambio, la transición del baile aborigen al baile colonial”, asegura. Dicen que El Zompopo es un baile que se hace para atraer bonanza en los cultivos.

 

 

  Principal OEI | Subir